Search
  • Melissa Fortin

El Destete y Sus Cambios en la Mamá

Updated: Feb 24

¿Qué siente la madre al destetar?

Es un sentimiento variable de una mujer a otra y esta muy relacionado con el mundo emocional de la madre y sus límites personales. Existen dos territorios opuestos con este tema, el destete obligado y el destete respetuoso.


El Destete Obligado


El destete obligado es aquel donde la madre se ve forzada por factores externos a cerrar de forma agresiva y repentina un ciclo que aún no desea concluir porque simplemente no quiere. Se puede dar, por indicación de un médico desactualizado en el tema o la famosa tía Gertrudis, el trabajo; en fin la sociedad que extrañamente aplaude el consumo de bebidas azucaradas en forma de jugos para bebés pero sataniza la lactancia materna.

En su mayoría, por la presión, muchas desisten en el camino, terminando de forma repentina una lactancia que no estaban preparadas para finalizar.


Esto puede traer altibajos que pueden golpear emocionalmente a la madre con depresión, sentimientos de angustia, nostalgia, impotencia, frustración, ansiedad etc., por la necesidad de complacer las expectativas de otros por encima de las propias.

Conocí un caso en particular donde la madre destetó contra su voluntad y se despertaba con una profunda tristeza todas las mañanas, lloraba mucho cuando se despertaba y necesito de un tratamiento psicológico porque emocionalmente esto la derrumbó afectando también su relación de pareja.


Yo, pienso como madre antes que como asesora de lactancia materna, que el destete es una decisión que tomas cuando te sientes totalmente cómoda para hacerlo y jamás para cumplir expectativas de otros. Esto te puede hacer mucho daño y claro que también afecta mucho el mundo emocional del bebé y la familia.


El destete repentino

Cuando las circunstancias son problemas médicos, el destete repentino podría ser obligatorio. Otras razones podrían ser un embarazo muy complicado, lactancia tándem y un riesgo certero de aborto. Son situaciones diferentes que por supuesto no dejan de afectar a la madre cuando es algo que no quería hacer pero que tiene que hacerlo por preservar la vida.


A nivel físico, este destete repentino puede provocar dolor, congestión, inflamación y finalmente una mastitis si no se trata de forma médica inmediata para cesar la producción habitual de leche materna a la que el cuerpo estaba ya programado.


El destete respetuoso


Por otra parte el destete respetuoso es aquel donde se abrazó el ciclo de la lactancia y de forma espontánea y placentera se cierra un capítulo maravilloso de la maternidad que te deja gratitud y satisfacción por concluirlo, sin culpas porque la madre siente que este era el momento adecuado para decirle adiós a la lactancia; porque siente que ha suplido las necesidades nutricionales y afectivas de su bebe de forma progresiva, donde el cuerpo se ha ido adaptando a producir cada día menos leche materna, tanto así que no hay culpas por parte de la madre porque su hija/o también cerró el ciclo y el cuerpo no requiere ni de tratamientos para cesar la producción, ya que gradualmente y de forma espontánea y natural, las glándulas mamarias dejaron de percibir estimulación y el cerebro ha comprendido que ya no hay más por producir porque no hay demanda con la succión.


El sentimiento en este destete es muy agradable para todos los involucrados y se logra cuando la madre tiene límites emocionales claros, que le han permitido tomar la decisión por su propio bienestar no por lo que dicte la sociedad por ignorancia o falta de información.


El destete por decisión personal


Existe otro destete y este es cuando la madre ya no quiere amamantar como decisión personal basada en sus propias necesidades físicas, por ejemplo porque ya está cansada, enferma, hijos seguidos y lactancias largas, se siente abrumada, emocionalmente cargada o simple y sencillamente no quiere y punto.


Es una decisión de cada madre que decide hacer con su lactancia por lo que no debemos juzgar, sino más bien respetar. Cada una decide que es lo mejor para su cuerpo y bienestar emocional porque hay situaciones donde definitivamente ya no se disfruta y las circunstancias y situaciones de vida varían de una madre a otra.


¿Cuál es la mejor forma de destetar?


El destete respetuoso, es la mejor manera. La regla de oro en esta etapa es no ofrecer y no negar; siempre con el mismo amor que ofreciste pecho por primera vez.


De preferencia la OMS indica que es mejor hacerlo después de los 2 años. Tienes que mentalizarte que no se hace de un día para otro, es un proceso de meses y hasta años cuando se hace bien; que requiere de creatividad para distraer a tu hija/o con negociaciones, juegos, cuentos y otras cosas interesantes que desvíen su atención del pecho.


"Tienes que mentalizarte que no se hace de un día para otro, es un proceso de meses y hasta años cuando se hace bien; que requiere de creatividad para distraer a tu hija/o con negociaciones, juegos, cuentos y otras cosas interesantes que desvíen su atención del pecho."

Para disminuir los niveles de prolactina e inhibir de forma gradual la producción de leche materna, durante la noche eliminar progresivamente las tomas nocturnas ayudará, y aunque son las más difíciles para la mayoría, si tienes pareja puedes hacer un intercambio para que tu hija/o duerma con su papá y tu dormir en otro cuarto en esta transición.

No quiere decir que siempre funcione pero poco a poco se le irá olvidando.


También está el cuento de “La Teta está Cansada” que puedes leer para que tu hija/o se familiarice con el proceso.


Cambios en tu cuerpo al destetar


El cambio hormonal que se experimentará en esta etapa es la disminución en los niveles de prolactina para la producción de leche materna y oxitocina que nos proporcionaba, relajación, bienestar y calma.

Cualquier cambio en el organismo de la madre se podrá sobrellevar cuidando las enfermedades con el médico, atender nuestra salud nos permitirá disfrutar plenamente de nuestro cuerpo y nuestra familia.


Tips para cuidarte después del destete


Espíritu: necesitas meditar en ese poder superior, mantener esa fe que te mueve y reconforta.


Descanso: porque tienes la costumbre de irte a dormir muy tarde, quizás eres la última en acostarte y la primera en madrugar en casa y no eres una máquina; necesitas repararte con un buen descanso, dormir bien para estar bien durante el día y no de mal genio.


Salud emocional: atenderla es como ir al cardiólogo; urgente, porque en la medida que seas felíz y te ames a ti misma, podrás transmitir lo mejor de ti a tu familia. Lo que más desea un hijo/a: una mamá felíz.


Alimentación: variada y nutritiva sin comidas procesadas, para nutrir tu organismo y mantenerte saludable.


Ejercicio: diario para eliminar toxinas que te permita manejar el estrés y la ansiedad. También te ayudará a mantenerte en forma y a gusto con tu cuerpo; y dejar ese tiempo especial para tu misma y lo que te apasiona. Porque antes que madre, eres ser humano y mujer que necesita nutrirse el cuerpo y el alma.


"No solo eres teta, también corazón y muchas cosas más, por lo que necesitas tratarte como bebé primero y atender todas y cada una de tus necesidades integralmente para maternar y destetar en plenitud y felicidad."


Gabriela Velasquez

Mamá y Asesora de Lactancia Materna

Facebook

Instagram

112 views0 comments

Recent Posts

See All
  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • YouTube

©2021 by Melissa Wellness