Search
  • Melissa Fortin

¿Tienes un suelo pélvico funcional?

♥️Necesitas un suelo pélvico funcional para disfrutar ser mujer.♥️



Todos tus músculos fueron creados para moverse y volverte funcional. Si un músculo de tu cuerpo está atrofiado, créeme que lo sentirás. (Solo imagínate tener un cuello tenso y me contarás qué incómodo es vivir así).

Tu suelo pélvico no se queda atrás. Lo necesitas para poder caminar bien, sentarte, ir al baño, sostener tus órganos, manejar los canales de la uretra, la vagina y el ano.

Si tu suelo pélvico no es funcional puedes vivir con síntomas como escapes involuntarios de orina, heces, gases, prolapso, dolor en las relaciones sexuales o al insertar un tampón, sensación de presión en el pubis, rechinar de dientes por las noches y/o una mandíbula tensa.

Revisa si tienes alguna de estas disfunciones y no las desestimes, esto NO.ES.NORMAL. y puede ser corregido:



¿Por qué suceden estas disfunciones?


Todo inicia en el embarazo, cuando tu cuerpo comienza a cambiar de posición y tu centro de gravedad se mueve debido al imbalance de peso que produce tu pancita, tus órganos y tu bebé.


Si te fijas en tus fotos embarazada probablemente podrás notar una curvatura en tu espalda baja. Tu cuerpo se va adaptando a balancearse debido a la nueva adquisición de peso. A esto, súmale la gravedad y la presión de aire que domina hacia abajo presionando sobre este grupo muscular llamado suelo pélvico.


Si esos músculos no han sido preparados, es decir, trabajados y fortalecidos puede que no funcionen bien con esta nueva carga que deben llevar. Si el resto de tu cuerpo no ha sido trabajado y fortalecido, especialmente tu faja abdominal (transverso abdominal, oblícuos, rectos abdominales, multifidus) y tus glúteos, el suelo pélvico comienza a tomar toda la carga de trabajo y, se debilita o se tensa (hipotónico o hipertónico.)


Un suelo pélvico hipotónico es uno que está débil, y por ende, no sostiene la presión tan fuerte que sucede cuando estornudas, toses o levantas a tus hijos, carga pesada o cuando corres o saltas.


Un suelo pélvico hipertónico es uno que está muy tenso, y que los músculos se han acortado entonces tampoco responde correctamente (no hay contracción muscular efectiva) y esto produce escapes involuntarios de orina, una mandíbula tensa y hasta dolores de espalda.


La mayoría de mujeres viven con alguno de estos síntomas, y los han normalizado en sus vidas, pues lamentablemente esto es lo que les han dicho sus médicos, enfermeras, mamás o amigas.


Pero, gracias a Dios, ya hay mucha educación disponible y estudios realizados que comprueban que estos síntomas NO SON PARTE NORMAL DE LA MATERNIDAD. Y, que pueden ser prevenidos en la etapa de embarazo o corregidos en el postparto.

Si vives con alguno de estos síntomas o quieres prevenirlos, estaríamos más que honradas de poder ayudarte con la información, educación y entrenamiento necesarios. Nuestro programa MOM WELLNESS POSTPARTO se especializa en rehabilitar y fortalecer a TODAS las mamás, utilizando la nutrición, la respiración diafragmática y el fitness con técnica especializada. Conoce más sobre el programa aquí.


2 views0 comments

Recent Posts

See All