Search
  • Melissa Fortin

Cómo obtener un cuerpo extremo


Si quieres un cuerpo así como este, tienes que llegar a varios extremos.


Existen distintos niveles de personas fit, y aclaro, no son niveles como escalón, es decir, no tienes que ir subiendo los niveles, simplemente es como una categoría en la que te ubicas y puedes cambiar si quieres pero no es un requisito para que logres los resultados que buscas.

Si prefieres ver el video en lugar de leer, ingresa aquí.

Nivel 1 - personas comunes, trabajas en una oficina, eres ama de casa, vives una vida regular donde la nutrición es algo importante para vivir y el fitness es algo que haces temprano en la mañana o al terminar tus labores del día. Es decir, el fitness es un valor agregado a tu vida.


Nivel 2 - personas que quieren llevarlo a un paso más allá, ya son consistentes en todos los comportamientos del nivel 1 (comer todos los macros de forma balanceada y hacen ejercicio consistentemente) pero quieren trabajar en pos de una meta más estricta, como por ejemplo correr y ganar una maratón, competir de forma atlética o simplemente lograr una meta bien específica (como marcar el abdomen por ejemplo)


Nivel 3 - personas que ya saben exactamente como llevar su fitness y nutrición consistentemente el 90% del tiempo pero que se están preparando para una competencia y necesitan ser aún más estrictos, no hay nada o casi nada campo para errores y mucho menos para una vida social como la de una persona en nivel 1. Este nivel es solamente temporal, no debe durar para siempre.

Volviendo a la imagen que te mostré, ese tipo de cuerpo se logra en nivel 2 o nivel 3.


Y mira, estoy hablando de este tipo de cuerpo porque es lo que las redes nos están mostrando cada día más, y entonces, muchas mujeres se ven influidas por eso y me dicen, “Coach, yo quiero ese tipo de cuerpo.” Pero, no tienen realmente una idea clara de cómo llegar a ese tipo de cuerpo ni tampoco los sacrificios que conlleva. Tampoco tienen la idea de que ese tipo de cuerpo solo dura por un tiempo sumamente corto, y por corto me refiero a uno o dos días máximo…porque no es saludable.

Para que tengas una imagen más clara de lo que te estoy hablando, déjame explicarte un poco lo que hace una persona de Nivel 3 para tener un abdomen y cuerpo sumamente definido y marcado a la hora de competir.

Una de las estrategias utilizadas por los competidores y sus coaches es la manipulación de agua. Con esta estrategia puedes cambiar el peso corporal y la apariencia de definición.



Los competidores de físico comienzan a utilizar esta estrategia aproximadamente 8 días antes de su competencia donde aumentan su consumo de agua al doble. Es decir, si tomaban 2 litros de agua por día, ahora beben 4 litros al día por dos días. Luego, 6 días antes de la competencia doblan ese consumo de nuevo, ahora beben 8 litros de agua. También ajustan su consumo de carbohidratos y sodio, por unos 4 días o 2 días antes de la competencia. Dos días antes de la competencia, cortan por más de la mitad su consumo de agua. Estaban consumiendo 8 litros ahora consumen 2 litros. Incrementan su consumo de carbohidratos unas 2 o 4 veces más de lo que estaban comiendo y bajan su consumo de sodio lo más que puedan. Un día antes de la competencia cortan su consumo de agua por la mitad nuevamente, a 1 litro por día, siguen con la misma cantidad de carbohidratos, bajo sodio y esto dura unas 24 horas. El día de la competencia evitan totalmente el agua.

Después de la competencia…lo ideal es que retornen a su nivel 2 de forma gradual (que no siempre sucede, lo que sucede es que van y se comen la vaca entera).

Como puedes ver, el nivel 3 no es para todos y no es para siempre. Solo dura unos cuantos días y luego debes retornar a nivel 2 o nivel 1, dependiendo de cuales son tus metas personales.

Para la mayoría de nosotros, el nivel perfecto es el nivel 1, especialmente si tu vida no gira alrededor del fitness, es decir, tu trabajo no es ser un atleta, o un competidor.

LOS DOS PROBLEMAS:

PROBLEMA #1: Metas Irreales

El problema sucede cuando queremos alcanzar una meta que no es realista. Es decir, queremos este tipo de cuerpo, pero nuestra vida actual no se acoplará jamás al estilo de vida que hay que llevar para poder llegar a tener ese tipo de cuerpo. O, no estás dispuesta a sacrificar muchas cosas para poder llegar a esa meta.

Además, de que si te fijas en todo el proceso que te detallé que conlleva ser un competidor físico, este tipo de cuerpo solo dura por unos días porque no es saludable quedarse en un porcentaje tan bajo de grasa, especialmente para las mujeres.

Vemos a la influencer por aquí y al instructor por allá que te dicen: si quieres aumentar masa muscular debes comer 190g de proteína. Y tú, que apenas te comes una patita de pollo te quedas preguntándote como te vas a comer un pollo entero de almuerzo para poder llegar a esos 190g de proteína diaria.

Si, es cierto, para aumentar masa muscular, la proteína es indispensable. Pero, todo va a depender de la meta a la que quieras, puedas y estés dispuesta a llegar. Y, para muchas personas, comer 90g de proteína es mucho más “fácil de lograr” que 190g, especialmente si no estás acostumbrada a comer esa cantidad o no te gusta.

PROBLEMA #2: Vivir en déficit

El déficit es sexy, pero el mantenimiento es vida.

Escuché esa frase por ahí (en inglés) y traté de traducirla lo mejor posible. Si no soy muy clara, te lo explico: cuando tengo una clienta que quiere lograr una recomposición corporal, es decir, reducir grasa corporal y aumentar masa muscular usualmente viene con la mentalidad de: tengo que comer menos y tengo que hacer más ejercicio.

En general, si, es cierto. Para perder grasa corporal debes entrar en un déficit calórico, es decir, comer menos de lo que gastas en energía. Pero, el problema surge cuando entras en déficit y te quedas en déficit para siempre.

¿Te ha pasado que tenías sobrepeso, entraste en una dieta, bajaste el peso y luego te estancaste? Bueno, eso usualmente sucede porque te quedas con la misma dieta, o los mismos números de macros (si acaso cuentas macros) por mucho tiempo. Tu cuerpo se adapta…y, tu mente sufre, porque te quedas con esa mentalidad de “siempre puedo ser más flaca”. Eso no te lleva a ningún lado.

El déficit, así como el Nivel 3 que te expliqué anteriormente, es temporal. Tu vida debería vivirse en mantenimiento. Te colocas la meta de bajar a cierto % de grasa, llegas a esa meta y luego debes mantenerla, no seguirla bajando, en la mayoría de los casos.

Lo que sucede es que, de nuevo, las redes y la sociedad del fitness te muestran solo parte de una película. Los influencers solo te muestran la foto cuando están recién amanecidas y acaban de finalizar el “cut”. Pero no te muestran el resto de los días del mes cuando están en mantenimiento, que significa comer un poco más solo para mantenerse.

CONCLUSIÓN

En conclusión, si quieres un cuerpo extremo debes tener metas extremas. Pero, los extremos no son para todos, y NO HAY NADA DE MALO EN ESO. Tú eres quien dicta como quiere vivir la vida. Si esto significa que quieres tener una meta extrema porque has decidido que vas a competir…enhorabuena, estoy orgullosa de tu decisión. Y, si esto significa que el ejercicio y la nutrición es algo que haces para poder disfrutar de más energía, mejor digestión y una salud impecable para poder vivir más tiempo, enhorabuena, te felicito, estoy orgullosa de tu decisión.

Tú eres la dueña de tus decisiones y de tus metas, decide primero qué tipo de persona quieres ser y cómo vive esa persona, y luego, plantéate tu meta de acorde a eso.

Y, cuando estés lista para iniciar ese camino, llegará el maestro perfecto. Si ese maestro soy yo…que honor.

41 views0 comments

Recent Posts

See All